Climate Science Glossary

Term Lookup

Enter a term in the search box to find its definition.

Settings

Use the controls in the far right panel to increase or decrease the number of terms automatically displayed (or to completely turn that feature off).

Term Lookup

Settings


All IPCC definitions taken from Climate Change 2007: The Physical Science Basis. Working Group I Contribution to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change, Annex I, Glossary, pp. 941-954. Cambridge University Press.

Home Arguments Software Resources Comments The Consensus Project Translations About Donate

Twitter Facebook YouTube Pinterest

RSS Posts RSS Comments Email Subscribe


Climate's changed before
It's the sun
It's not bad
There is no consensus
It's cooling
Models are unreliable
Temp record is unreliable
Animals and plants can adapt
It hasn't warmed since 1998
Antarctica is gaining ice
View All Arguments...



Username
Password
Keep me logged in
New? Register here
Forgot your password?

Latest Posts

Archives

¿Podrían los rayos cósmicos estar causando el calentamiento global?

Lo que dice la ciencia...

Mientras que la conexión entre los rayos cósmicos y la cubierta nubosa está aún por confirmar, lo que es más importante es que no ha habido ninguna correlación entre rayos cósmicos y temperaturas globales durante los últimos 30 años de calentamiento global.

El argumento escéptico...

"En 1996 descubrimos una sorpredente influencia del Sol: su impacto en la cubierta nubosa de la Tierra. Partículas aceleradas de alta energía procedentes de estrellas que han explotado (rayos cósmicos) ayudan a la formación nubosa. Regulando la cubierta nubosa de la Tierra, el Sol puede subir y bajar la temperatura. Como el magnetismo del Sol duplicó su fuerza durante el siglo XX, este mecanismo natural podría ser responsable de una gran parte del calentamiento global observado entonces." (Henrik Svensmark)

El fallo fundamental en la teoría de que los rayos cósmicos (o la falta de los mismos) está causando el calentamiento global es que la radiación cósmica no ha mostrado ninguna correlación con las temperaturas globales desde 1970.

Esto llevó al Instituto Max Planck (Krivova 2003) a concluir que "entre 1970 y 1985 el flujo de rayos cósmicos, aunque aún se comporta de manera similar a la temperatura, en realidad varía con retraso respecto a ésta y no puede ser la causa de su aumento. Así, los cambios en el flujo de rayos cósmicos no pueden ser responsables de más del 15% del aumento de temperatura."

De manera similar, Lockwood 2007 comparó mediciones de monitores de neutrones, isótopos de berilio-10 y carbono-14 (ambos proxies de la radiación cósmica) así como otras mediciones de la actividad solar y concluyó: "el rápido aumento observado en las temperaturas globales medias después de 1985 no puede adscribirse a la variabilidad solar, cualquiera que sea el mecanismo invocado y con independencia de cuánto se amplifique la variación solar."

Otros problemas de la teoría de los rayos cósmicos

Existen otros problemas a la hora de probar la relación de causalidad entre los rayos cósmicos y la formación nubosa. Esto no pretende refutar la teoría sino tan sólo mostrar que hay suficientes interrogantes como para mostrar cierto saludable escepticismo respecto a la teoría de los rayos cósmicos.

Ruptura de la correlación entre nubosidad baja y rayos cósmicos
Una de las pruebas clave de la teoría de los rayos cósmicos de Svensmark es la alta correlación entre la cubierta nubosa baja y los rayos cósmicos. Sin embargo, la correlación se rompió en 1991 (Laut 2003). En ese punto, la cubierta nubosa empezó a variar con un retraso de más de 6 meses con respecto a la tendencia en los rayos cósmicos, pero la formación nubosa debería ocurrir en un plazo de unos pocos días (Yu 2000). La correlación se rompe completamente en 1994.

Gráfico por cortesía de Laut 2003. Cubierta nubosa baja (línea azul) frente a intensidad de la radiación cósmica (línea roja)

Svensmark explicó el retraso de 6 meses por la incertidumbre en los datos (Svensmark 2003). También afirma que la pérdida de correlación después de 1994 se debe a una deriva de calibración de largo plazo en los satélites del ISCCP (Marsh y Svensmark 2001). El ISCCP discrepa.

Crítica de Sloan y Wolfendale
Un estudio reciente (Sloan 2007) examina la relación entre rayos cósmicos y cubierta nubosa y encuentra varias discrepancias. Puesto que la radiación cósmica muestra mayor variación en altas latitudes, uno esperaría mayores cambios en la cubierta nubosa en las regiones polares. Lo cual no se observa. Examinando el accidente del reactor nuclear de Chernóbil, cabría esperar que la ionización derivada de la radiactividad produjera un aumento de la cubierta nubosa. No hay ningún aumento manifiesto de la cubierta nubosa después del accidente.

Por último, incluso si estos problemas pueden resolverse y la relación de causalidad entre rayos cósmicos y formación nubosa fuera probada, todo lo que iban a encontrar es que la formación nubosa hace 50 años es similar a la actual y ha tenido poco o ningún impacto en el calentamiento global de largo plazo de los últimos 30 años. 

Translation by Jesús Rosino, . View original English version.



The Consensus Project Website

TEXTBOOK

THE ESCALATOR

(free to republish)

THE DEBUNKING HANDBOOK

BOOK NOW AVAILABLE

The Scientific Guide to
Global Warming Skepticism

Smartphone Apps

iPhone
Android
Nokia

© Copyright 2014 John Cook
Home | Links | Translations | About Us | Contact Us